“Me dijo que se le habían acabado las pilas. Las cambió y comenzó de nuevo con las descargas”

Las fotografías corroboran el testimonio sobre la aplicación de electrodos a Iratxe Sorzabal

El Grupo Contra la Tortura (Torturaren Aurkako Taldea, TAT) difundió las fotografías tomadas tras el ingreso de Iratxe Sorzabal en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, apenas 24 horas después de que fuera detenida por la Guardia Civil en Hernani el 30 de marzo de 2001.

Las imágenes fueron realizadas a instancias del médico forense titular de los juzgados centrales de Instrucción número 2 y 5 de la Audiencia Nacional, Angel Canelada, que la visitó en dependencias del instituto armado y que, a la vista de su estado y de su testimonio, ordenó su ingreso hospitalario para ser sometida a diversas pruebas médicas.

Estas fotografías, que obran también en poder de los tribunales y del Ministerio español de Interior ­que las solicitó­, corroboran el testimonio que ofreció de los malos tratos y torturas sufridos durante su incomunicación en manos de la Guardia Civil. Cuando fue llevada ante el juez Ismael Moreno, Iratxe Sorzabal sólo declaró sobre este extremo y detalló el trato recibido. Actualmente es el Juzgado Instrucción número 13 de Madrid el que instruye la correspondiente denuncia judicial.

La de Iratxe Sorzabal, también es una de las ocho denuncias de malos tratos efectuadas por ciudadanos vascos que está investigando el Comité para la Prevención de la Tortura (CPT) tras una visita a las cárceles del Estado español.

Las imágenes que difundió ayer el TAT y que reprodujo GARA en octubre de 2001 muestran las lesiones visibles ­que se corresponden con el término médico de «dermatosis»­ que presentaba Sorzabal en sus costados, principalmente en el derecho, así como la sutura de la biopsia que sobre ellas le realizaron en el hospital.

En su testimonio, Sorzabal indicó que, seis horas después de su detención y una vez concluido el registro de su domicilio, dos de los guardias civiles que le trasladaron en coche hasta Madrid le aplicaron electrodos durante todo el trayecto, además de otras torturas y malos tratos que no dejan huellas visibles. Las fotografías ratifican lo que contó la víctima.

«El que estaba a mi derecha ­según su relato­ sacó un aparato que llevaba entre las piernas y comenzó a darme descargas en el costado derecho, mientras que el que iba a mi izquierda cogió una bolsa de plástico y me la puso en la cabeza impidiéndome la respiración y casi hasta asfixiarme. Los golpes en la cabeza que me daba el que iba delante ­prosigue­ eran continuos.

Y, además, el que iba a mi derecha me sobaba el pecho (…) Perdí el conocimiento en dos ocasiones por lo menos y me oriné encima».

Más adelante añadió: «El de mi derecha dijo que se le habían acabado las pilas del aparato, las cambió y comenzó de nuevo con las descargas. En un par de ocasiones le pasó el aparato al que estaba a mi izquierda y éste también me aplicó descargas, en la parte izquierda. Eran constantes los electrodos, los golpes, la bolsa, las sobadas, los gritos, insultos y amenazas, todo a la vez».

Al llegar a la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid, donde entró atravesando un pasillo de guardias que le propinaron «una paliza muy corta pero brutal», fue visitada por el médico forense Angel Canelada, que ordenó que fuera traslada al hospital y le tomaran fotografías.

iratxe sorzabal

«Fuerte carga emocional»

En su primer informe, el forense recogió que la paciente le indica «que no le toque» y que «tiene una fuerte carga emocional». Sorzabal apuntó en su testimonio que no creyó que fuera médico: «Cada vez que se me acerca yo me sobresalto por el miedo que tengo (…) Estoy como una media hora en aquella habitación, sentada en una silla, temblando, sin poder hablar y llorando».

Sobre las doce del mediodía del día 31, la joven irundarra recibió una segunda visita de Canelada. Entonces, le contó el trato al que le estaban sometiendo y le mostró las marcas que tenía con la esperanza de recibir ayuda. El forense observó «una dermatosis» y recogió la alegación de golpes en la cabeza, decidiendo su traslado al hospital.

Mientras estaba siendo sometida a diferentes exámenes médicos, el juez Ismael Moreno prorrogó la incomunicación.

Los informes hospitalarios destacan la presencia de una «cefalea con cervicalgia mecánica, contractura cervical y subluxación posterior C3-C4», una «contractura de trapecios» y unas «lesiones de aspecto reticulado de coloración eritemato-violáceo-marronáceo que en algunos puntos hace microvesiculación» en el costado derecho y lesiones aisladas de las mismas características en el izquierdo. Es decir, las que se ven en las imágenes.

En base al testimonio de la víctima y a esos informes, Itxaso Idoiaga, médico designada por la familia, realizó un informe en el que concluye que «las alegaciones de maltrato son consistentes con los resultados de los exámenes médicos practicados».

Constata que existen «hallazgos objetivos» sobre «aplicación de shocks eléctricos (electrodos) y traumatismo cervical, con flexión forzada de la columna cervical». Además, señala que hay «evidencias subjetivas sobre: asfixia con una bolsa de plástico y otras formas alegadas».

Con respecto a estas últimas, Iratxe Sorzabal se refirió además a flexiones, golpes y, en su aspecto sicológico, a la privación sensorial mediante la imposición de un antifaz, a las continuas amenazas ­con amagos de violación incluidos­ contra su persona y sus familiares, a las humillaciones contra su dignidad y autoimagen y a las torturas sexuales (tocamientos).

A la hora de valorar las lesiones que se aprecian en las fotografías, que Idoiaga no vio antes de hacer su informe, y una vez excluidas las enfermedades que originan dermatitis de estas características, al no existir patologías relacionadas con ésta, ni toma de medicamentos y a la vista de su localización y forma mantiene, la médico diagnosticó, que se trata de «dermatitis vesicular por quemadura eléctrica», equiparables a las de segundo grado. A este respecto, recordó que la descripción que de esta patología recogen los libros especializados y la de las marcas que presentaba Sorzabal son «exactamente igual». Además, indicó que su localización y el relato de la víctima coinciden.

Respecto a las lesiones cervicales, Idoiaga manifiesta, tras descartar una patología previa o una crónica, que se trata de «un traumatismo reciente compatible con mecanismo de flexión forzada mantenida durante las horas referidas por la paciente».

En cuanto al maltrato que no deja marcas visibles, la médico señaló que, desde el punto de vista teórico-clínico, la sintomatología que describió Iratxe Sorzabal es «verosímil», por lo que resaltó la fiabilidad de su testimonio.

*recogido en http://www.rebelion.org

Processed with MOLDIV
Processed with MOLDIV

CONVENIO DE COLABORACIÓN ENTRE UPV-EHU y RED RENTA BÁSICA

 Trata de impulsar el debate e implantación de una renta incondicional para toda la población

Hace unos días el rector de la UPV-EHU, Iñaki Goirizelaia, y el presidente de la Red de Renta Básica, Daniel Raventós, firmaron un convenio de colaboración para “crear un marco de colaboración para el desarrollo de iniciativas conjuntas en el ámbito de la formación, investigación y sensibilización” de la Renta Básica universal.

En 1986, se fundó la Basic Income Earth (entonces European) Network (BIEN). En 2001 lo hizo la Red Renta Básica en Barcelona. Desde entonces se está impulsando para conseguir que se aplique al conjunto de la población.

En el convenio firmado, entre la UPV-EHU y la Red de Renta Básica, ambas partes han decidido “promover la investigación sobre la Renta Básica y las posibles estrategias de implantación, incluyendo la realización de Trabajos Fin de Máster y de Grado” y, entre otras iniciativas, “promover la comunicación y el intercambio de información sobre la Renta Básica entre personas e instituciones interesadas en la misma; organizar congresos, reuniones y otras actividades sobre la Renta Básica y Editar publicaciones relacionadas con la materia”.

A la vez, la UPV-EHU y la Red de Renta Básica desarrollarán “el debate público y la participación social sobre la posible implantación de la Renta Básica en el Estado Español o en alguna de sus Comunidades Autónomas o territorios forales”. El convenio ha entrado en vigor y finaliza el 31 de diciembre de 2016, “prorrogándose tácitamente por períodos de un año, salvo denuncia de cualquiera de las partes con al menos un mes de antelación a la fecha de vencimiento”.

Hace escasas fechas tres importantes impulsores y analistas de la renta básica: Jordi Arcarons, catedrático de Economía Aplicada de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona; Daniel Raventós, profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona y presidente de la Red Renta Básica y Lluís Torrens economista, profesor asociado de la Escuela Superior de Comercio Internacional-Universitat Pompeu Fabra y Director de servicios de planificación e innovación en el Área de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Barcelona, mostraron su total vigencia quince años después de iniciar el camino de su implantación.

 

CRITICAS FRECUENTES

Los tres profesores recuerdan que las críticas más frecuentes que han sido vertidas contra la Renta Básica son cuatro: “que es injusta que la reciban los ricos, y es mejor centrarse en los subsidios dedicados a combatir la pobreza; que mantendríamos a vagos (o la gente no querría trabajar, o aumentaría el parasitismo, o cualquier otra variante del mismo estilo); que no se puede financiar. Y más interesante aún: que una vez presentado un estudio sobre cómo se puede precisamente financiar y contestando en consecuencia a la crítica anterior, entonces se han descubierto algunos objetores agarrándose a un clavo ardiendo “crítico” sobre la propuesta de financiación”.

Los tres: Arcarons, Raventós y Torrens señalan que es “una propuesta contra la pobreza, pero va más allá de acabar con esta lacra. Quizás a alguien puede resultarle paradójico, pero siendo una medida que tiene más objetivos que el del muy venerable de acabar con la pobreza, es una propuesta que resultaría más efectiva en este combate que los subsidios condicionados dirigidos a combatir la pobreza”. Porque entienden que “estos han demostrado, entre otros defectos, su incapacidad para eliminar la pobreza allá donde han sido practicados”.

Hace unos años los tres realizaron un trabajo en Gipuzkoa con datos reales, con la anterior Diputación presidida por EH BILDU, donde se demostraba que “es posible económica y socialmente” dar ese paso, estudio que le precedió otro en Catalunya y uno posterior a nivel del Estado español, pero más impreciso. Sin embargo, los diferentes gobiernos no han sido capaces o valientes de dar el paso que la Renta Básica plantea.

En periodo electoral se cruzaron en el camino político diferentes propuestas que no contemplaban la esencia de la Renta Básica. Los tres profesores universitarios determinan que “aumentaría la libertad de la gran mayoría de la población no estrictamente rica, el poder de negociación de los trabajadores y el de muchas mujeres que dependen materialmente de sus parejas. Además, dotaría de los medios de existencia material a la parte de la población que hoy no los tiene. Porque quien vive bajo el miedo -a perder un puesto de trabajo, a perder un subsidio por escaso que sea, a tener que estar viviendo a merced del marido, por poner solamente tres casos- no es libre. Que es como decir lo que algunos venimos insistiendo desde hace tiempo: quien no tiene la existencia material garantizada no es libre. Garantizar la existencia material a toda la población convierte a la propuesta de la Renta Básica en difícilmente tolerable para los que hoy gobiernan la UE”. “La libertad de toda la población que posibilita tener la existencia material garantizada no es algo que jamás haya entusiasmado a burócratas, poderosos, dirigentes corruptos y partidarios de que gobiernen las camarillas ligadas a los intereses oligopólicos. Ni a muchos académicos que adornan con quisicosas más o menos ingeniosas lo que es defensa de intereses minoritarios. Ni a muchos peritos en legitimación que no “ven” la verdad porque, como dejó escrito Upton Sinclair, es muy difícil que alguien vea la verdad cuando se cobra para no verla”, precisaron.

Por lo que los tres profesores añaden que “garantizar la existencia material a toda la población supondría unos aires de libertad para la población que es perfectamente previsible que merezca la oposición de quienes tienen muchos intereses materiales en que la realidad no sea así”.

 

SE PUEDE FINANCIAR

Como lo han explicado en estudios económicos, se puede financiar y se trataría de “una inmensa redistribución de la riqueza de aproximadamente el 20% más rico de la población al 80% restante”. Además Arcarons, Raventós y Torrens explican que experiencias como la vasca sobre

“la renta de garantía de ingresos (RGI), la prestación complementaria de vivienda (PCV) y las ayudas de emergencia social (AES) son iniciativas que no son capaces de terminar con la pobreza”.

Muestran el camino de la renta básica, pero admiten que quienes están al servicio del neoliberalismo no aceptan ese reparto. “No creemos que sea muy necesario añadir que la Renta Básica es incompatible con las políticas económicas que se vienen practicando especialmente en los últimos años que han atacado las condiciones de vida y trabajo de una gran parte de la población”,  y añaden que la Renta Básica como “es una propuesta de política económica, no es ‘una’ política económica. Una política económica es un conjunto de muchas medidas y la Renta Básica solamente sería una, para nosotros de las más importantes, de esta política económica que apuesta por la inmensa mayoría de la población no rica, justamente lo contrario de lo que está haciendo la actual UE”.

Juanjo Basterra

umbral pobreza

ELKARTZEN SITÚA EN 995 EUROS AL MES EL UMBRAL DE LA POBREZA VASCO Y 1.326 EUROS, SMI

 En 2016 el Umbral de Pobreza para Hego Euskal Herria queda señalado en 11.938,65 euros

 Un tercio de la población vasca sobrevive con salarios inferiores a esa cantidad

 

Elkartzen, movimiento a favor de los derechos sociales de Euskal Herria, ha elaborado un nuevo informe sobre el umbral de la pobreza. A juicio de este movimiento, “el capitalismo explota y precariza, y en consecuencia provoca una dualización de la sociedad”. Así, para 2016 el Umbral de Pobreza para Hego Euskal Herria queda establecido en 11.938,65 euros, 994,8 euros al mes. Advierte de que un tercio de la población vasca declara ingresos por debajo de esa cantidad, es decir sobreviven en la pobreza. Y establece el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) 1.326,51 euros al mes, el doble del existente en este momento.

En el análisis de Elkartzen, “el capitalismo está produciendo un proceso de empobrecimiento en amplios sectores de la población mundial. En la década de los años 1990 se afirmaba que de seguir la tendencia actual, la mitad de la humanidad estaría en situación de pobreza  absoluta entre 2050 y 2075. Pero el adelanto a estas previsiones ha sido meteórico, desde 2010 ya la mitad de la humanidad malvivía con solo el 2% de la riqueza del planeta y hoy en día el 1% más rico de la población mundial acumula más riqueza que el 99% restante”.

Según afirma este movimiento, el criterio marcado por la agencia Eurostat, el umbral de la pobreza se sitúa en el 60 % de la mediana nacional de la renta disponible equivalente, y al finalizar 2014 en la Unión Europea, 121,95 millones de personas estaban en pobreza y riesgo de exclusión, de las cuales 13,4 millones eran del Estado español (casi un 29% del total de la población).

“El Estado español rescatado ‘de facto’ en mayo de 2011 ha llevado a la máxima pauperización a más de un tercio de su población para cumplir los ‘programas de ajustes’ exigidos por la troyka”. Añade que “este enorme crecimiento de la pobreza y exclusión es puramente formal y se refiere a los datos oficiales. El empobrecimiento general de la población ha sido mucho más acusado que el mostrado por los datos estadísticos”.

A esa falta de recursos económicos, se une “un amplio recorte de derechos sociales y laborales llevado a cabo a golpe de Ley. El objetivo es aumentar la acumulación de beneficios, y esto solo es posible si cada vez se saca más beneficio de la mano de obra (pagando menos y empeorando las condiciones laborales), de las materias primas (explotando los recursos de otros pueblos) y expoliando más ferozmente la naturaleza”.

 

“RENTAS ALTAS, BENEFICIADAS”

Hace referencia al reparto desigual de la. Riqueza. Así entre 2002-2008 las rentas más altas habían aumentado el 114,52%, mientras los salarios y pensiones perdían valor adquisitivo -“ha sido mayor el IPC real que las subidas anuales”-. “La pérdida de ingresos por parte de las personas más desfavorecidas y el mantenimiento y ligera mejoría de las más ricas, ha generado -explica Elkartzen en el análisis- un proceso de movilidad descendente de una parte importante de la población y el avance de otra hacia el polo definido por el completo bienestar. En Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, -no tenemos datos para Nafarroa Garaia- el 1,67% de la población controla el 44,78% de la riqueza, mientras que el 8% sobrevive con ingresos inferiores a 500 euros al mes, y el 36,33% se situaba por debajo del Umbral de Pobreza (37,5% del PIB per cápita)”.

 

REFORMAS LABORALES PARA LA PRECARIZACION

El informe destaca que “todas las reformas laborales impuestas, que nos prometían que iba a mejorar la contratación, solo han sido un instrumento más para que la patronal siga aumentando los despidos y la precariedad de los contratos”. Desde 2008 se han destruido 180.700 puestos de trabajo en el conjunto de los territorios de Hego Euskal Herria. “La realidad es terca y año tras año nos vemos obligadas a repetir que la precariedad se instala en el ámbito laboral, con más de 199.000 personas en paro en Hego Euskal Herria. En este contexto de empobrecimiento creciente, tener empleo ya no es una salvaguarda de protección ante las situaciones de pobreza”.

umbral pobreza 2

Porque este es otro elemento fundamental “la existencia de personas trabajadoras pobres rompe con la idea de que la integración en el mercado laboral es la condición básica para evitar la pobreza, la exclusión social o la privación material. Aunque los salarios son claves, la pobreza se materializa en los hogares porque las políticas públicas no cumplen el papel fundamental que deben de cumplir en la redistribución de la riqueza. Por ello hablamos de precarización social ya que miles de personas sin trabajo remunerado -paradas,pensionistas, viudas, preceptoras de prestaciones…- se ven condenadas a vivir con ingresos inferiores al umbral de la pobreza (37,5% PIB per cápita)”.

La desproporción aumenta, porque como expresa el movimiento por los derechos sociales, los ingresos no crecen o lo hacen a un ritmo muy bajo y “continuamente se realizan aumentos en los recibos del agua, el gas, el transporte (el recibo de la luz se ha incrementado más de un 60% desde el 2007)”, lo que lleva a que “se duplica el número de personas perceptoras de ayudas sociales, aumentan los hogares que no pueden afrontar las facturas del hogar, más de un tercio de la población juvenil no puede emanciparse, los sueldos de los directivos suben mientras que las mujeres perciben un 35,6% menos de salario que los hombres”.

 

IMPORTANCIA DEL UMBRAL DE POBREZA.

Elkartzen reivindica que “toda persona tiene que tener garantizados unos ingresos mínimos dignos para poder hacer efectiva la participación social activa”. Entiende que, “aunque pueda parecer una obviedad, el fenómeno de la pobreza, su comprensión y explicación, parten de una cuestión clave: la desigual distribución de la riqueza y de la renta, tanto en sentido “vertical” (rentas del trabajo y rentas del capital) como en sentido. “horizontal” (distribución de recursos entre la población)”

Por lo que Elkartzen lleva a la reflexión de que “los informes oficiales nos hablan de pobreza relativa, precariedad, ausencia de bienestar, etc., manipulando índices y números que enmascaran la verdadera realidad. Elkartzen lleva años reclamando, que se establezca un criterio homogéneo para definir y determinar el Umbral de Pobreza”.

A juicio de este colectivo, “se trata de definir una referencia en base a los niveles de rentas y precios de una sociedad y a partir de estos se determina el mínimo que necesita una persona para vivir con un mínimo de dignidad. Desde Elkartzen pensamos que se debe utilizar esa referencia a la hora de calcular todas las asignaciones económicas mínimas, como el Salario Mínimo Interprofesional, las prestaciones sociales en pensiones, la Renta de Garantía de Ingresos, la Renta de Inclusión Social, etc., de forma que estas nunca sean inferiores al Umbral de Pobreza”.

Recuerda que las instituciones europeas y estatales basan la determinación del Umbral de Pobreza en la mediana de la renta disponible equivalente, es decir, de los salarios para la mayoría de la población. Teniendo en cuenta que desde mediados de la década de los setenta la participación de la población asalariada en la riqueza generada ha descendido, mientras que la parte apropiada por el capital ha aumentado sustancialmente: en 1977 la remuneración de la población asalariada representaba el 67,3% del PIB, mientras que en 2012 este porcentaje se ha reducido al 48,6%, “nuestra propuesta pasa por indexar los salarios al PIB per cápita. Aunque somos conscientes de las limitaciones que presenta el PIB a la hora de contabilizar la riqueza generada (no contabiliza el fraude fiscal, ni la economía sumergida, ni que decir el trabajo reproductivo sin el cual esta sociedad no conseguiría sobrevivir), y estando abiertas a las aportaciones que puedan llegar, pensamos que este método tiene la virtud de anclar la distribución de la riqueza a su generación”.

Así, planteamos un sistema de indización automático articulado en función del PIB de cada territorio, según el cual “el SMI no debería nunca de ser inferior al 50% del PIB per cápita.

El SMI actual, está creando “trabajadores pobres”. Siguiendo esta metodología para Hego Euskal Herria en 2016 el SMI (y por ende la pensión mínima) se establecería en 1.326,51 euros al mes, “frente a los 655,20 realmente establecidos por Madrid, menos de la mitad”.

Por otro lado, señala que “ninguna prestación debería ser inferior al 37,5% del PIB per cápita, que pasaría a ser considerado el Umbral de Pobreza. Es cierto que solo con garantizar rentas y salarios en el Umbral de Pobreza no vamos a conseguir acabar con la pobreza. Por lo que indica que “asegurar unas condiciones laborales dignas para acabar con la explotación, poner límite a los desorbitados precios de las viviendas y alquileres, son solo algunas de las cuestiones imprescindibles para acabar con la pobreza de una manera integral”.

De esta forma, en 2016 el Umbral de Pobreza para Hego Euskal Herria queda señalado en 11.938,65 euros, lo que significa una cantidad mensual de 994,8 euros por lo que Elkartzen reivindica “unas prestaciones o salario social por encima de este valor. Tanto el actual Salario Mínimo Interprofesional, como muchos otros salarios, diferentes prestaciones sociales, la Renta de Garantía de Ingresos, la Renta de Inserción Social así como demasiadas  pensiones, especialmente las no contributivas y las de viudedad, se encuentran en estos momentos por debajo del Umbral de Pobreza según nuestra metodología”.

Elkartzen, por último entiende que “el Umbral de Pobreza es un instrumento eficaz para reducir las desigualdades sociales. Para asegurar una dignidad mínima a toda persona. Es un mecanismo automático para el reparto de la riqueza, ya que si la riqueza aumenta, aumenta también la cantidad del umbral y se disminuye, también disminuye dicha cantidad. De igual manera ayuda a garantizar unas condiciones de trabajo más dignas que las actuales, así como para hacer frente a la explotación, a los recortes sociales y a los laborales. No solo ancla la distribución de la riqueza a su creación, sino que simplifica el sistema de prestaciones acabando con los regímenes especiales de la seguridad social discriminadores de género, dando pasos en la creación de un único régimen general. De igual manera reparte la riqueza generada por todos de una manera más equilibrada pero lo más importante es que asegura una dignidad mínima a toda persona, y en especial en el aumento de la autoestima e independencia de la mujer frente al hombre”.

Recuerda que “detrás de los fríos números en Euskal Herria un tercio de la población (1 de cada 3) de Euskal Herria sobrevive por debajo del Umbral de Pobreza, en silencio e invisibles a nuestro deambular frenético. Es hora de despertar, de concienciarse y de plantarle cara al sistema. Ante el expolio masivo de lo público para privatizarlo, ante el supuesto estado de bienestar que no es más que de malestar, ante el miedo y el desamparo, ante esta guerra soterrada que están librando contra la inmensa mayoría de la población, urge poner límite a la pobreza”, concluye.

Juanjo Basterra

josu zabala y CANALLAS 127

A finales de marzo de 1997 aparecía muerto en una campa de Itziar Josu Zabala Salegi. Tenía un tiro en el corazón.

En la anterior imagen podemos ver la portada del diario EGIN el domingo 30 de marzo de 1997: “Zabala apareció muerto en Itziar”

Una llamada en nombre de ETA informó de que Zabala estaba desaparecido desde el domingo anterior. Apuntó a las FSE como autoras del secuestro y muerte. Fallecío la noche del miercoles al jueves.

josu zabala y CANALLAS 126

La primera noticia que se tuvo sobre la aparición de un cuerpo en el barrio de Itsaspe de Itziar se produjo cuando el viernes 28 de marzo de 1997, la ERTZAINTZA hizo pública una nota solicitando ayuda para identificar el cadáver, aunque OCULTÓ QUE SE TRATARA DE UNA MUERTE POR ARMA DE FUEGO.

El cuerpo de Zabala fue encontrado el dia 27 por unos montañeros en una zona boscosa. El cadáver presentaba un impacto de bala con orificio de entrada a la altura del pecho y de salida por la espalda.

Durante la noche del viernes 28, al sábado, familiares del fallecido, al tener conocimiento de sus características físicas (tenía un ojo de cristal) y tras visionar unas fotografías del muerto, se trasladaron al depósito de cadáveres donde identificaron a Zabala.

Antes de que nadie hubiera difundido su identidad, un comunicante anónimo llamó hacia las 23:45 horas del viernes a EGIN Irratia para afirmar que se trataba de un militante de ETA y que había sido muerto por agentes policiales -“txakurrek hil dute”-.

El sabado 29, a las 9:45 otra llamada en nombre de ETA confirmaba la militancia de Zabala en la organización armada e informaba que se encontraba en paradero desconocido desde el mediodía del pasado domingo. Este comunicante mostró su convencimiento de que había sido secuestrado para ser finalmente muerto de un tiro en la noche del miercoles al jueves.

Pese a que interior hizo pública una nota oficial en la que se limitaban a dar los datos de la aparición del cadáver y a confirmar que se trataba de un presunto militante de ETA, algunos medios de comunicación difundieron, citando fuentes de la Ertzaintza, la versión del suicidio.

josu zabala y CANALLAS 125

Atutxa especuló sobre las circunstancias vitales de los militantes de ETA: “La gente se atreve a entrar y no a salir, y antes de atreverse a salir cae en este derrotero tan incomprensible y tan indigerible como es el de segarse su propia vida”.

LA ERTZAINTZA OCULTÓ DATOS SOBRE ZABALA

(EGIN – 5.4.1997)

La Ertzaintza solicitó colaboración para indentificar el cadáver de Josu Zabala cuando ya conocía su identidad.

Las huellas dactilares y la fotografía del DNI habrían facilitado este dato a la Ertzaintza, lo que incrementó las sospechas de que otras personas hubieran matado a Zabala.

INCÓGNITAS SOBRE LA MUERTE DE “BASAJAUN”

La familia de Zabala consideró necesario sabel cual era el origen de las marcas encontradas a ambos lados de la cabeza, a la altura de las sienes, y preguntaba igualmente por qué en la autopsia no se había analizado la cabeza pese a existir esas extrañas marcas.

josu zabala y CANALLAS 128

La familia abría una nueva interrogante al preguntar si el disparo que destrozó el corazón puede hacer desaparecer las huellas de una posible parada cardiaca. En este sentido se planteaban si quedan residuos de disparo en el caso de que una pistola sea percutida con las manos de un recien fallecido.

En un primer momento se habló de restos de pólvora solamente en una mano cuando días después se confirmó que existían en ambas. ¿Por qué no había ninguna huella en la pistola?

No se econtró la bala, el cuerpo de Zabala apareció en aquel lugar como caído del cielo ( en el monte, sin coche y en mangas de camisa, ni llaves ni documentación de ningún tipo). No aparecieron rastros de sangre…

josu zabala y CANALLAS 129

En febrero del año 2000, la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Eibar, Azuzena Olmedo, dictó el sobreseimiento provisional y archivo de las diligencias abiertas por la muerte de Josu Zabala.

Igor Meltxor

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: