Desde 1990 a 2014 la evasión fiscal alcanzó los 194.616 millones en la CAV

fraude fiscal 1

Las arcas públicas perdieron 24.602 millones por el fraude fiscal en plena crisis. 

-Suma más que dos años del presupuesto del Gobierno Vasco.

-Desde 1990 a 2014 la evasión fiscal alcanzó en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa 194.616 millones, que habrían generado unos ingresos a las arcas públicas por 60.720 millones.

-El fraude fiscal se sitúa en el 17,4% del PIB

Entre 2008 y 2014, en tiempo de crisis, las arcas públicas perdieron 24.602 millones por el fraude fiscal y la economía sumergida. De esa cantidad, 13.597 millones corresponderían a las haciendas vascas; 1.901 millones serían competencia de la hacienda española y 9.094 millones de la Seguridad Social por impago de cotizaciones, etc. Se dejó de recaudar una cantidad superior al presupuesto de dos ejercicios del Gobierno Vasco. Mientras se recorta con la excusa de la crisis y se dice que no hay dinero, lo que está ocurriendo es que algunos no pagan impuestos ante la pasividad inspectora. Y como explica Gestha, Inspectores de Hacienda, el 71% de la evasión fiscal la ejecutan las grandes empresas.

El informe “ECONOMÍA SUMERGIDA Y FRAUDE FISCAL EN LA C.A.DE EUSKADI” muestra la profundidad del fraude fiscal y la economía sumergida en el ámbito de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa. Ha pasado de puntillas entre los medios de comunicación, poco preocupados de la gravedad de los datos. Porque analiza lo que ha pasado desde 1990 a 2014. Así, la evasión fiscal y la economía sumergida en este casi cuarto de siglo transcurrido (24 años) ha impedido que las arcas públicas de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa ingresaran  60.720 millones (2.530 millones cada año de media). De esa cantidad, 37.697 millones tendrían que haber ido a las haciendas públicas y la Seguridad Social. En realidad, no se declararon ingresos por valor de 194.616 millones -que sería el 17,4% del PIB  más o menos-, que se han ocultado a las haciendas y a la Seguridad Social para no pagar los impuestos correspondientes y, por lo tanto, han cometido fraude fiscal, según el estudio.

Este informe está elaborado por Ignacio Zubiri Oria, Catedrático de Hacienda Pública (UPV-EHU); Javier Fernández-Macho,Catedrático de Econometría y Doctor of Philosophy (PhD) en Economía y Master of Science (MSc) en Estadística por la London School of Economics (LSE); y Mari Carmen Gallastegui Zulaica, Catedrática de Teoría Económica y de Fundamentos del Análisis Económico (Teoría Económica) de la UPV-EHU. Fue consejera del Gobierno Vasco y ahora es consejera de CajaSur, perteneciente a Kutxabank.

El informe analiza el tamaño del fraude fiscal en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa en el período 1990–2014, aunque sus autores afirman que “el período de análisis para el que hemos tenido la información necesaria es el que cubre los años 2000–2014”. Admiten que es un período muy especial, porque la CAV, lo mismo que Estado Español, ha experimentado “dos recesiones: la del tercer trimestre de 2008 (la primera después de quince años de crecimiento continuado) y el segundo trimestre de 2011”.

fraude fiscal 2

Admiten que “ha sido una época dura que, sin duda, ha dejado cicatrices y, en términos de estimación de economía sumergida y de fraude fiscal, una época complicada, complicación que hemos intentado tener en mente a lo largo de nuestro análisis”.

La pérdida de recaudación por el fraude fiscal en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa entre 2008 y 2014 ha ascendido a 24.602 millones en total, como consta en ese estudio encargado por el Gobierno Vasco. Dicen sus autores que “ha superado los 3.700 millones anuales en el periodo 2011–14”. Añade que “dada la magnitud del problema es importante identificar cuál es la Administración encargada de luchar contra este fraude. En el caso de las Cotizaciones Sociales, la recaudación pertenece a la Seguridad Social que es quien debe controlar este fraude. Los demás impuestos pertenecen a Euskadi, pero sin embargo nos los gestiona todos. Por ejemplo, el Estado es responsable de la inspección de las empresas que tributan en Euskadi según normativa común. De igual forma, el Estado es responsable de la parte del IVA que recibe Euskadi”.

De esos 3.700 millones anuales perdidos, que son y hubieran sido tan necesarios, un 37% correspondería a cotizaciones a la Seguridad Social (economía sumergida). De los 2.320 millones anuales de fraude en los impuestos generales, algo más de 2.000 millones (un 55 % del total) corresponden a impuestos gestionados por las Administraciones Vascas, y casi 300 millones (un 8 % del total) a los gestionados por la hacienda del Estado español.

Los autores del estudio muestran la gravedad de la situación, pero en el trabajo no tardan en fijar excusas para determinar que el fraude fiscal y la economía sumergida en la CAV son inferiores al existente en el Estado español. Hay un cierto clima de tranquilidad porque -como explican- durante el periodo 1990–2014, “la economía sumergida y el fraude fiscal en Euskadi oscila aproximadamente en torno al 17% de su economía legal. En el cuatrienio más reciente se sitúa en el 17,4%”. Crece, pero es “inferior en 5,7 y 5,5 puntos porcentuales al español”.

La evolución de la evasión fiscal oscila “en torno a los 10.000 millones de euros anuales llegando a sobrepasar los 11.000 millones en el último cuatrienio”, a precios constantes de año 2010, “pero de forma contracíclica siguiendo a la inversa la evolución del ciclo económico representada por el PIB oficial”. De hecho, en el cuatrienio 2011–2014 creció en un 13,39% el volumen de ingresos no declarados (economía sumergida) frente al anterior, ya que pasó de 9.831 millones al año a 11.147 millones en la última etapa.

fraude fiscal 4

EMPLEO AFLORADO

Por otro lado, los datos de empleo aflorado en la CAV en los últimos cinco años muestran 2.200 empleos anuales. Esto supone que durante el lustro 2010–14 se han descubierto más de 10.000 trabajadores irregulares, equivalentes al 1,2% del empleo anual. “Esta es una cifra que, sin ser escandalosa, no es despreciable. En España, por su parte, se han descubierto más de 75.000 empleos anuales. Esto supone casi 385.000 empleos en el lustro 2010–14, equivalentes a un 2,2 % del empleo anual. Esto duplica la cifra de Euskadi y sugiere que el empleo irregular en Euskadi es menor”. Y añade que en el periodo 2012–2014, “el 19,6 % de las inspecciones de trabajo han encontrado empleo oculto. Este empleo es equivalente al 6,5 % de los trabajadores de las empresas investigadas”.

Es una realidad en la que  los empresarios ocultan estos trabajos para pagar menos impuestos, y a la vez una pérdida de derechos de los trabajadores, impulsados por el estado de necesidad actual.

Otro dato importante que aporta el estudio es que en el periodo 2010–2014 “el enfoque contable sugiere una discrepancia entre la producción declarada por empresas y autónomos y la medida por la Cuentas Económicas equivalente a un 10,5% del PIB”. En realidad, cada año las haciendas forales pueden constatar cómo los trabajadores declaran una renta superior a las rentas por actividades económicas y profesionales entre 7.000 y 8.000 euros.

 

PRIMER TRABAJO SOBRE FRAUDE FISCAL.

El primer trabajo sobre el fraude fiscal en la CAV es de 1986, según los investigadores del IEP (Instituto de Economía Pública), por encargo de la Diputación de Bizkaia, valoraron los potenciales efectos en precios de la introducción del IVA en sustitución de un grupo de impuestos indirectos preexistentes. “El cálculo se llevó a cabo utilizando las Tablas Input-Output de Euskadi de 1980 y, aunque de manera tangencial, se realizó una estimación del fraude en Impuestos Indirectos sustituidos por el IVA evaluado en torno al 51% de la cantidad potencial a recaudar. La hipótesis de trabajo, en aquel momento, consistía en que la introducción del IVA, al simplificar la gestión del impuesto y establecer la devolución de lo previamente abonado por los agentes en la cadena de valor, reduciría el nivel de fraude existente en los Impuestos Indirectos, algo que parece haberse producido”, según explican.

El segundo trabajo tuvo lugar en 1991. El IEP llevó a cabo un trabajo de estimación del Fraude Fiscal por encargo del Órgano de Coordinación Tributaria de Euskadi. El trabajo se plasmó en dos Informes: “Fraude Fiscal en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en el País Vasco” y en “el Impuesto sobre el Valor Añadido”. Se analizó Araba, Bizkaia y Gipuzkoa “el Informe sobre el fraude en el IVA sigue los pasos del que se realizó en 1985, introduciéndose algunas modificaciones y utilizando como información básica la correspondiente a las Tablas Input-Ouput de Euskadi de 1985”. Así en el del IRPF, según citan los autores, “se concluye que para el total de rendimientos, el nivel de cumplimiento no superó el 67%, por tanto, según este análisis, el porcentaje de rendimientos no declarado es, por lo menos, del 33%. Si se distingue entre rendimientos derivados del trabajo y el resto de rendimientos, se aprecia que, en el primer caso, el nivel de cumplimiento supera, en algunos años, el 80%, lo que implica un nivel muy superior al estimado para el resto de rendimientos”.

Entre los trabajos, citan el llevado a cabo por Francisco Javier Sasigain que llevó a cabo dos estimaciones posteriores que fueron publicadas en la revista Ekonomiaz. En el primer trabajo (Sasigain, 1993) el autor aborda la aproximación al fraude en el IRPF en el País Vasco. El enfoque utilizado es similar al propuesto en el estudio del Instituto de Economía Pública (IEP), si bien los datos en que se basa proceden del estudio Renta nacional y su distribución provincial, del Banco Bilbao Vizcaya así como, de la Contabilidad Regional elaborada por el INE. “A nivel agregado de Euskadi el resultado que se obtiene es muy similar al estimado en el trabajo anterior, dado que los índices de fraude fiscal en IRPF se estiman entre el 40% en 1983 y el 36% en 1989, si se usan los datos de Contabilidad Regional y entre el 37% y el 31% en 1989, si se utilizan los datos de la publicación del BBVA”.

fraude fiscal 5

OPINIONES

El diputado vizcaíno de Hacienda, José María Iruarrizaga estima en 2.000 millones el fraude en Euskadi, “con todas las prevenciones que hay a la hora de medir”, y precisó  son “estimaciones teóricas” y recordó que el fraude “que se ha aflorado en Bizkaia el pasado año” fue de  más de 500 millones, aunque más de un 70% de esa deuda no se devuelve, en el mejor de los casos.

Iruarrizaga es muy dado a echar balones fuera. Y es evidente que, aunque no quiera admitirlo, el fraude existe y debería de ponerse a trabajar para que aflore y, sin embargo, ante preguntas lógicas sobre el mismo, siempre suele contestar a ver dónde hay fraude para enviar a los inspectores. Entonces ¿Qué pinta en Hacienda?

Otro que habló fue el consejero de Hacienda y Finanzas, Ricardo Gatzagaetxebarria, quien consideró que aporta “datos positivos” porque valora el trabajo de las instituciones vascas en la lucha contra el fraude y, además, éste “es menor que en otras comunidades gracias al mayor peso de la industria”.

Juanjo Basterra

 

 



Categorías:BIZKAIA, EKONOMIA, ESTADO ESPAÑOL, EUSKAL HERRIA, GIPUZKOA

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: