Las tres tareas que nos dejó Jesús Uzkudun en Laudio

uzkudun laudio 1

Crónica:

Las tres tareas que nos dejó Jesús Uzkudun en Laudio

Como siempre, Jesús Uzkudun, portavoz de ASVIAMIE y exresponsable de Salud Laboral de CCOO de Euskadi, dejó huella en su intervención en Laudio. No dejó indiferente a nadie y, en cambio, dejó a los laudiarras tres tareas pendientes en esta larga lucha contra el mineral cancerígeno asesino, el amianto.

La primera, y muy importante: Que aquellos que han estado en contacto con el amianto en su vida laboral, directa o indirectamente, se deben inscribir en el listado que Osalan tiene sobre vigilancia de la salud. Porque estar ahí, “es una garantía de reconocimiento futuro. Es como en DNI de tu actividad laboral”.

El hernaniarra afirmó, en este caso, que en la actualidad son más de 7.500 los trabajadores inscritos de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa,  anticipó que “no me quedaré satisfecho ni voy a descansar hasta que en ese listado estemos 25.000 trabajadores inscritos. Fuimos más los trabajadores que estuvimos en contacto con el amianto, pero algunos ya han muerto, otros han vuelto a su tierra, etc”. Animó a todos a establecer ese vínculo en el listado de Osalan y anunció su disposición para tramitar nuevos ingresos “si me hacéis llegar vuestra vida laboral”, precisó.

La segunda tarea necesaria, para Jesús Uzkudun, es la necesidad de crear un grupo de presión en Laudio dentro de Asviamie para hacer frente al amianto de una manera organizada.

Y la tercera tarea, entre otras cuestiones, es “no decaer en la lucha. Mantenerse siempre firme frente a quienes quieren silenciar los efectos del mineral asesino: empresarios, mutuas y administraciones públicas”. En Laudio, en Aiaraldea, han fallecido más de 16 trabajadores que estuvieron expuestos al amianto en empresas privadas como Aceros de Llodio, Villosa (Guardian Llodio), Vidrala, Jez, Tubos Reunidos, Tubacex, Envases Metalúrgicos, entre otras, pero también, como hemos señalado, en empresas públicas como el Ayuntamiento de Laudio.

Desde 1993 hasta hoy en Euskal Herria han fallecido 1.478 trabajadores que estuvieron expuestos al amianto en su vida laboral, según los datos estadísticos oficiales recogidos en el libro “Cuatro lunas. El drama del amianto en Euskal Herria”, editado por Pepe Rei Elkartea, y en la propia estadística de ASVIAMIE. No son todos. Es la punta del iceberg, porque las consecuencias directas se ocultan  y silencian para favorecer a quienes no velaron por la seguridad y la salud de los trabajadores: empresarios y administración pública. De hecho, el profesor de la Universidad de Granada, Alfredo Menéndez Navarro considera que en el mejor de los casos solo afloran un 10% de los afectados por esas muertes por amianto. Si se aplica la regla de tres el dato es dramático y demoledor, como lamentó también el portavoz de la Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi.

 

DOS HORAS INTENSAS.

Jesús Uzkudun tuvo  dos horas intensas. Lleva una vida dedicada al movimiento obrero y a preservar la salud de los trabajadores. Incómodo para la patronal y las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, hace de la defensa de la salud laboral, su batalla incansable.

Como uno de los impulsores en  la creación de la Asociación de Víctimas del  Amianto de Euskadi (ASVIAMIE)-Amiantoaren Biktimen Euskal Elkartea (ABEE), criticó de forma directa la manera que el Ayuntamiento de Laudio está actuando con este tema en la retirada necesaria del amianto de los lugares en donde se ha detectado su presencia, entre ellos varios colegios de enseñanza de la localidad de Aiaraldea. En este caso, recordó que el Parlamento de Gasteiz “hasta en dos ocasiones por unanimidad” decidió -la última en 2002 y, desde entonces, “ha llovido bastante”, dijo- realizar un mapa completo del amianto para su retirada, pero “no se ha hecho”. En este sentido mencionó al Consejo Económico y Social de Europa, que en 2015 estableció como tarea prioritaria en la UE la retirada del amianto. Fue aceptado por la Comisión Europea, pero todavía los estados no están activando esta posición de manera firme.

En Laudio, como en otras poblaciones, el amianto se ha utilizado de forma insegura e insalubre en muchas empresas, sigue entre nosotros y a nadie se le escapa el grave problema que hay, una vez que saltó el caso del extrabajador municipal del Ayuntamiento de Laudio, Kepa Galdós, fallecido por un mesotelioma (un tipo de cáncer), y con la detección de más de 18 puntos en locales o centros dependientes del Ayuntamiento y que tienen amianto, lo que pone en peligro la seguridad y la salud de las personas. El informe poco riguroso de Novotec se realizó hace cuatro años, pero hasta otoño del año pasado estuvo oculto en alguna estantería o cajón de algún despacho del Ayuntamiento de Laudio. Una ocultación irresponsable, que mereció una crítica por parte del activista.

uzkudun laudio2

Para Uzkudun, el problema del amianto tiene graves consecuencias. “La OMS y la OIT cifran en 110.000 muertos al año en el mundo por enfermedades derivadas del amianto. La Comisión Europea admite que hasta el año 2030  morirán 250.000 personas por mesoteliomas (cánceres fulminantes que están asociados a la inhalación de fibras de amianto) y entre 200.000 y 400.000 personas más por cánceres de pulmón por haber estado en contacto con el amianto”. Lamentó que el problema es muy grave, pero “no se quiere reconocer en el Estado español”.

 

PROFESORES Y NIÑOS, AFECTADOS

En su intervención, seguida con mucha atención, recordó que “nadie está a salvo”, porque “ha pasado de  ser un problema de salud laboral a un problema medioambiental, donde la sociedad en general está afectada. Estamos afectados”. En este caso mencionó unos datos escalofriantes, teniendo en cuenta que hay una ocultación directa del drama que supone el amianto: “En 2012 murieron tres maestros por mesotelioma, en estos momentos son 22 los muertos. Los niños tienen un riesgo cinco veces mayor de ser afectados por el mineral asesino”. Esta fue una denuncia clara y directa hacia la falta de sensibilidad del equipo censor del Ayuntamiento de Laudio respecto a la presencia elevada de amianto en los centros escolares del municipio. “No solo ocurre en Laudio, donde la irresponsabilidad en la actuación es grave, sino también en otros lugares” y en este caso mencionó lo que se hizo en el barrio de Altza de Donostia, donde se urbanizó una zona donde había estado una empresa con amianto, y “ahora han aparecido los suelos contaminados, cuando se iban a hacer obras de ampliación del polideportivo”. Para él, el amianto se tapa y esconde, pero “está ahí” y sus consecuencias “han sido, son y serán terribles”.

En ese caso, recordó las escombreras de las fábricas donde se trabajó con hornos de fundición, en Laudio están los casos de Aceros de Llodio (Sidenor) donde se depositaban las mazacotas contaminadas con amianto, o en el caso de Villosa(Guardian Llodio), que quedó claro en la charla porque contaron varios trabajadores testigos, que esta multinacional estadounidense enterró el amianto en la zona alta, donde estaba la escombrera, y ahora existe un aparcamiento para los trabajadores. “El amianto saldrá o estarå saliendo por algún sitio”, confirmó el portavoz de ASVIAMIE con el asentimiento de los trabajadores.

Uzkudun admitió, incluso, que “el amianto sigue entre nosotros. Hay mucho amianto. Aunque se prohibió a partir de junio de 2002, entre diez y veinte años después que en casi todos los países de la UE, cuando me cambiaron en casa la cocina, en 2005, me instalaron amianto”. Así de claro y grave comentó.

En la charla, Jesús Uzkudun, lamentó la connivencia de “médicos y técnicos de prevención” con los empresarios y las mutuas. Puso el ejemplo de la ya desaparecida Altos Hornos de Ezkerraldea, donde el médico de empresa que conoció la presencia de “amianto y otros productos que generan cáncer profesional” trabaja para una mutua y “calla sobre las consecuencias. Él y otros que están en Osalan, por cierto”.

Así recordó que Osakidetza asume cada alo 106 millones de coste por enfermedades profesionales, entre ellas el amianto, cuando deber

Ian de imputarse  a las empresas o a las mutuas. Solo por mantener una gestión eficaz, los responsables de la Administración deberían actuar para no asumir el sobrecoste, pero la connivencia existente paraliza esa actuación en defensa de las cuentas públicas”.

Todo esto lo vinculó a la existencia de “puertas giratorias, también en la sanidad pública y privada”, de ahí su critica directa a los médicos de Altos Hornos que ocupan cargos importantes en empresas privadas y públicas, conociendo lo que pasó, “pero callan en la defensa de los trabajadores afectados por los cánceres profesionales”.

 

FONDO COMPENSACIÓN Y FECHAS

Las últimas referencias de la charla, que agrupó a una treintena de personas, las hizo a dos temas importantes: fondo de compensación del amianto y las fechas sobre el conocimiento cancerígeno del amianto.

Sobre el fondo de compensación del amianto, que se encuentra en el Congreso español a la espera de ser tramitado, Uzkudun explicó la necesidad de disponer de un mecanismo de éstos, sobre todo, para atender a extrabajadores cuyas empresas han desaparecido. En el encuentro en Kultura Etxea de Laudio estivo un extrabajador de Lipmesa (empresa de Areta, ya desaparecida). Pero, además, Jesús Uzkudun aprovechó el encuentro para mostrarse crítico con la resolución unánime del Parlamento de Gasteiz de pedir un fondo de compensación en Madrid. “Tanto hablamos de soberanía y hubiera sido un momento oportuno para haber creado un fondo en Euskadi, que CCOO lo cuantificó en 40 millones, una cantidad mínima para el presupuesto de mas de 10.000 millones del Gobierno Vasco”.

Por último, y entre otras muchas inquietudes que salieron en la charla, Uzkudun quiso dejar claro que los efectos malignos del amianto “se conocen desde hace 125 años. No es verdad que la legislación contra el amianto sea de 1984, como dicen los empresarios e incluso algunos inspectores, porque el Tribunal Supremo confirma en su doctrina que desde 1940 ya se tendrían que haber puesto las medidas preventivas para evitar el daño irreversible entre los trabajadores. No se hizo atendiendo a los intereses empresariales. Y en 1947 se reconoció la asbestosis, ligada a la inhalación de fibras de amianto”.

Juanjo Basterra



Categorías:SALUD LABORAL

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: