El Ayuntamiento de Bilbao tardó 3 meses en convocar una concentración por la muerte de Iñigo Cabacas

 

junta portavoces 2012 Cabacas

El pasado jueves falleció un ertzaina tras sufrir un infarto durante los enfrentamientos que se produjeron cerca del estadio de San Mamés, antes del partido de la Europa League entre el Athletic y el Spartak de Moscú. Las reacciones de los políticos e instituciones han sido inmediatas, algo no habitual con otros accidentes laborales como este, o incluso, con muertes como la de Iñigo Cabacas a causa del impacto de una pelota de goma lanzada por un ertzaina.

Decía el alcalde de Bilbao, Juan Maria Aburto, que: “El que la hace, la paga”, para añadir: “¡Todo mi desprecio, sobráis en Bilbao!”. Resulta curioso observar las reacciones  de diferentes políticos, al compararlas con las que tuvieron hace seis años con la muerte de Iñigo Cabacas. Para muestra, la actitud de los representantes del Ayuntamiento de Bilbao en 2012, que tardaron 3 meses en convocar una concentración por la muerte del seguidor del Athletic.

El 5 de abril Iñigo recibió el disparo en la cabeza de una pelota de goma lanzada por un ertzaina. El 9 de abril fallecía en el Hispital de Basurto. Dos días después, el 11 de abril, se reunía la Junta de Portavoces para aprobar un texto entre todos los partidos políticos, excepto Bildu, donde no se convocaba a ninguna concentración por parte del Ayuntamiento. Una declaración institucional firmada por PNV, PP y PSOE, donde achacaban de forma interesada la muerte de Cabacas a la violencia que rodea el deporte.:

“Traslada a toda la afición y masa social del Athletic su apoyo y consternación por este suceso. Una afición ejemplar y pacífica, por lo que independientemente del fallecimiento de Iñigo, el Ayuntamiento reitera la necesidad de profundizar en la convivencia y pide que se elimine cualquier germen de violencia en torno al fútbol, el deporte o cualquier otro acontecimiento social”

Sólo un día después, 12 de abril, Bildu decidió convocar una concentración en las escalinatas del consistorio bilbaíno para mostrar la repulsa por la muerte y dar apoyo a la familia de Iñigo.

Tres meses después, el 9 de julio de 2012, se convocó un acto de homenaje a Iñigo por parte del Ayuntamiento liderado por Iñaki Azkuna. Habían pasado, ¡3 meses!. Ni rastro del entonces consejero de Interior, Rodolfo Ares.

Ese mismo día, la familia de Iñigo Cabacas, desveló que el Departamento de Interior les había ofrecido ese mismo día, una indemnización porque “era lo más conveniente” ante la imposibilidad de conocer la verdad y llegar al autor material del disparo. Ante este ofrecimiento, la familia respondió: “Queremos justicia y garantía de no repetición, no queremos dinero”.

Será muy complicado escribir un Relato veraz y riguroso, si hay quienes continúan empeñándose en catalogar a las víctimas como de primera o de segunda.

Igor Meltxor

 

 

 

 

 

 



Categorías:Uncategorized

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: