Cinco años en “números rojos” de las EPSV

 

Gobierno Vasco y Diputaciones no potencian una Seguridad Social pública vasca para garantizar pensiones públicas dignas y, en cambio, apoyan generalizar el sistema privado complementario

El PNV tiene la habilidad -casi histórica podríamos decir- de responder a los problemas que se presentan con supuestas soluciones que benefician siempre a quienes más recursos tienen, pero no al Pueblo Trabajador. Está ocurriendo con las pensiones: no admite soluciones a la falta de una Seguridad Social vasca que garantice unas pensiones públicas y dignas, sino que niega, junto a PSE y PP, una compensación a las pensiones más bajas para que alcancen el umbral de la pobreza: 1.080 euros ante el grave desequilibrio actual y, a cambio, reclama extender la fórmula privada de las entidades de prevención social voluntaria (EPSV) a todos los trabajadores. ¿Podrán todos los trabajadores hacer frente a las aportaciones con los bajos salarios actuales?

¿Qué hay detrás? Que las EPSV han cerrado en “números rojos” los últimos cinco años, teniendo en cuenta las aportaciones satisfechas por los asociados, los pagos de prestaciones y las salidas de capital (“rescates” en el argot de las EPSV) que el Gobierno Vasco atribuye a que “el sistema no cumple su finalidad previsora y es utilizado con otros fines ajenos como pueden ser los motivos financiero-fiscales”. Y, por otro lado, el PNV quiere impulsar este sistema privado que acumula un patrimonio enorme, en torno a 25.000 millones, aunque solo 1.200 millones están invertidos en el ámbito de la Comunidad Autonómica Vasca (CAV), y que, ante el miedo instaurado de que las pensiones públicas no tienen futuro, podrían hacer crecer esos fondos en manos privadas que, en definitiva, es el fin que persiguen. Es lo que ya ha pasado con los fondos privados de pensiones que de un patrimonio de 12.822 millones cuando se firmó el Pacto de Toledo se ha pasado a 110.071 millones a junio de este año 2018.

Para ello, seguro que adoptarán nuevas medidas fiscales más beneficiosas, que son reclamadas continuamente desde la Federación de EPSV de Euskadi con asiduidad,  para quienes inviertan en las entidades de protección social complementaria, a pesar de que en este momento los gastos fiscales (la exención del pago impuestos de prestaciones sociales y fondos de pensiones) alcanzan los 207,85 millones en los presupuestos de 2018 y más de 1.000 millones tienen reducido el pago de IRPF por exenciones, además no pagar Impuesto de Sociedades, entre otros impuestos.

Llama la atención que sean las administraciones públicas, como la Diputación de Bizkaia, a través de su diputado general, Unai Rementeria, y el propio Gobierno Vasco, por medio del consejero-portavoz Josu Erkoreka, quienes impulsen esta actividad privada y, sin duda, controlada por el PNV. Tratan, sin duda, de terminar con el debate de unas pensiones públicas y dignas que los pensionistas vascos están impulsando en la calle, mostrando un ejemplo de lucha en defensa de unas pensiones justas, cada vez más mermadas.

LA VÍA TANGENTE DEL PNV

Algunos medios ya han avanzado que pretenden que se extienda la contribución a las EPSV de forma general un 6%, un 3% con cargo a los trabajadores y un 3% con cargo a los empresarios. Este sistema complementario privado en los últimos 4 años ha cerrado en “números rojos”, desde 2013 a 2017. Todavía no está publicado el informe final de 2017, pero en el provisional se confirman los datos negativos, de ahí la voluntad del PNV de extender al conjunto de los trabajadores las EPSV, para ingresar, sin duda, más fondos y, a la vez, otorgar bonificaciones, reducciones y exenciones fiscales más sustanciosas para promocionar ese sistema privado, cada vez más oculto y menos transparente en cuanto a inversiones que realizan, que se desconocen.

El PNV -y no solo este partido, por desgracia- utiliza esta vía tangente para no potenciar el sistema público, equilibrado y suficiente de pensiones  para la mayoría del Pueblo Trabajador, sino que decide beneficiar a quienes especulan con esos enormes fondos económicos que entrarían en el sistema, controlado en su mayoría por entidades financieras.

El Gobierno Vasco, encargado del control de las EPSV, en su último informe (2016) confirma que “operaban en Euskadi 168 EPSV. De ellas, 83 otorgan prestaciones complementarias a las de la Seguridad Social a través de planes de previsión, y las 85 restantes cubren otro tipo de riesgos como son: incendios, decesos, asistencia sanitaria y otros”. Entre todas manejan un balance de casi 25.000 millones, casi un tercio del PIB de la Comunidad Autónoma Vasca.

12% EPSV CONTROLA 80% PATRIMONIO

“La cifra de balance media de una EPSV con planes de previsión en 2016 era de 300 millones de euros. Para las EPSV individuales la cifra de balance medio era de 330 millones de euros, y para las de empleo 297 millones de euros. Aunque las EPSV individuales casi doblan en número de socios a las de empleo, el balance medio es muy similar”, indica. Sin embargo, admite que “el número de EPSV con planes de previsión se ha reducido en el cuatrienio 2013-2016”. Lo atribuye “al proceso de fusiones ocurrido en el ámbito financiero”, lo que “ha provocado un proceso similar de fusiones de EPSV promovidas por los socios promotores de estas entidades”.

“En el patrimonio de las EPSV encontramos -explica- el minifundismo, puesto que muchas entidades de tamaño pequeño, casi el 77% de las EPSV con Planes de Previsión tienen un patrimonio por debajo de la media, y un número reducido son de tamaño grande. Y esto ocurre por igual tanto en las EPSV de empleo como en las individuales. El 12% de las EPSV, (las que tienen más de 25.000 socios) poseen el 80% del patrimonio”.

Aunque el balance final del Gobierno Vasco de las EPSV de 2017 no está publicado, algunos datos se conocen por la Federación de EPSV de Euskadi determina que las aportaciones de los asociados aumentaron en 2017 hasta los 675,16 millones desde 671,8 millones del año pasado; mientras que las prestaciones otorgadas para complementar las pensiones públicas ascendieron en 2017 a un total 620,91 millones frente a los 649,22 millones de un año antes. Sin embargo, “el informe la previsión social complementaria en Euskadi de 2016” del Gobierno Vasco, a falta del definitivo de 2017 y no el provisional, confirma los “números rojos” en que incurre el sistema, que suma un total de 787,96 millones entre 2013 y 2017, contando los fondos que se retiran de forma anticipada, sobre los que añade que “el sistema no cumple su finalidad previsora y es utilizado con otros fines ajenos como pueden ser los motivos financiero-fiscales”, dado que en ese período de cinco años se han retirado un total de 1.069,08 millones.

El informe precisa textualmente que, “como se deduce de los datos, el importe de los rescates, van disminuido de forma apreciable desde el año 2013, de tal forma que lo rescatado en el año 2016 es un 40% inferior a lo rescatado en el año 2013”, pero es una cantidad importante que se utiliza para reducir o evitar el pago tributario de impuestos.

MÁS DE 1.200 MILLONES DE REDUCCIÓN Y EXENCIÓN FISCAL

Por otro lado, el último informe integrado de la Hacienda Vasca (2015) muestra los recursos que se emplean por cada contribuyente. Y, sin duda, determina el desequilibrio de este sistema complementario, dado que “la aportación media general ascendió a 1.821,6 euros, disminuyendo respecto del año anterior; variando entre los 1.269 euros como aportación media de los niveles bajos de renta, hasta 30.000 euros de base liquidable, donde sólo el 25,3% de los contribuyentes realizan aportaciones, pasando por los 2.489 euros de aportación media de contribuyentes con bases entre 30.000 y 90.000 euros, donde el 51,4% de los contribuyentes realizan aportaciones y hasta los 4.907 euros de aportación media en los niveles altos de renta, donde el porcentaje de contribuyentes que realizan aportaciones es el 63,2%”. El total agregado de la reducción tributaria, según las haciendas forales, “casi alcanzó los 1.000 millones de euros”, a los que habría que añadir otros 207,85 millones en gastos fiscales para las EPSVy fondos privados, es decir cantidades exentas de tributación fiscal.

El informe del Gobierno Vasco de 2016 indica que “los altos volúmenes del sector, en términos comparativos no pueden ocultar una serie de hechos como son que: la aportación tardía, los perfiles de inversión conservadores, los gastos de administración y el volumen de los rescates hacen que el sistema individual aporte potencialmente poco a las pensiones del futuro”. Añade que, aún cuando el sistema de empleo se encuentra más desarrollado, “hay que tener en cuenta que más del 60% de su patrimonio está concentrado entre menos de 50.000 asociados compuestos por los cooperativistas y los empleados de las cajas de ahorros. Además, es más que probable que más de la mitad de este patrimonio, se concentre en menos de 10.000 personas (que sería aproximadamente el 1% de los trabajadores vascos)”. Afirma, por otro lado, “el patrimonio de las EPSV encontramos el minifundismo: muchas entidades de tamaño pequeño, casi el 77% de las EPSV con Planes de Previsión tienen un patrimonio por debajo de la media, y un número reducido son de tamaño grande. Y esto ocurre por igual tanto en las EPSV de empleo como en las individuales. El 12% de las EPSV, (las que tienen más de 25.000 socios) poseen el 80% del patrimonio”.

ALTOS GASTOS DE ADMINISTRACIÓN

Sobre los gastos de administración de las EPSV, indica que en 2016 “la diferencia de gastos entre las modalidades de empleo e individuales es importante, las individuales tuvieron unos gastos del 1,20% sobre el patrimonio” y “la media de gastos de administración de la totalidad de planes de Empleo de aportación definida se cifró en un 0,90%”. Esto significa que “el porcentaje de gastos de administración imputados en las EPSV individuales es un 34% superior al porcentaje de gastos que imputan las EPSV de Empleo en los planes de aportación definida”.

La realidad es que la media de los datos publicados por la Federación de EPSV de Euskadi de 245 fondos en 2015, que son los últimos detallados, alcanzan un gasto de administración del 1,67% de media. De hecho, la OCDE sitúa el porcentaje medio muy por debajo de esa cifra en los fondos privados, aunque en el Estado español está en las cotas más altas, en el 1,1%. Este dato es anual, lo que multiplicado por los años que esté depositados los fondos, significa una cuantiosa rentabilidad para quienes gestionan ese fondo.

ESCONDER LAS DEMANDAS DE PENSIONISTAS

Toda esta realidad de las EPSV trata de esconder las demandas de los pensionistas para lograr que ninguna pensión esté en Hego Euskal Herria por debajo del umbral de la pobreza, 1.080 euros. De hecho, los pensionistas han criticado al diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, y al portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, por sus declaraciones en defensa de las EPSV para reforzar las pensiones. “El sistema público de pensiones es el pegamento que cohesiona la sociedad, y la propuesta de Rementeria es un disolvente de ese pegamento, genera desigualdad y ciudadanos de primera y de segunda. Este es su modelo social vasco”, dijeron desde el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia.

Hay que tener en cuenta que el Gobierno Urkullu (PNV-PSE) con el apoyo del PP se negó a elevar las pensiones por medio de complementos de la RGI hasta los 1.080 euros, hasta en dos ocasiones. En Nafarroa tampoco se ha conseguido esa equiparación, al descartarse las iniciativas legislativas populares presentadas por las asociaciones de pensionistas.

En Hego Euskal Herria el 43,28% de los y las pensionistas, sobre todo ellas, percibe por debajo del umbral de la pobreza establecido, según los datos de comienzos de este 2018 de la Seguridad Social, es decir son 295.232 pensionistas. Y, en total, el 49,27% de los pensionistas no llega a unos ingresos de 1.100 euros al mes. Es decir, son 336.164 pensionistas, los que no llegan a esa reivindicación que lleva años en nuestras calles de “ninguna pensión por debajo de 1.080 euros”, después de estar cotizando por encima de los 35 ó 40 años.

Juanjo Basterra



Categorías:Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: