AMIANTO en Lateorro, ¿y en otros colegios de Laudio?

amianto-laudio1

Lateorro Ikastetxea suspende en prevención de la salud y también quien permite la existencia del mineral cancerígeno en sus instalaciones.

Oscar Benito, padre de una niña que va al colegio de Lateorro en Laudio, inició hace un mes, el 26 de setiembre, una pequeña batalla porque descubrió que había amianto en el colegio Lateorro, de Laudio, “donde jugaban los niños y niñas, por donde están los profesores y profesoras y los trabajadores municipales”. La pregunta es “¿el resto de colegios tiene amianto?” La respuesta es positiva, como reconocen algunos trabajadores municipales, incluso está en algunas jardineras.

El aviso lo dio a final del curso pasado a la dirección, pero no se modificó nada. Por lo que en setiembre pasó a la denuncia.No se lo podía creer. Se había preocupado por el daño que produce el mineral cancerígeno y vio las consecuencias fatales que produce. De hecho, en Hego Euskal Herria hasta esta misma semana van 24 fallecidos por haber inhalado en su vida laboral fibras del mineral cáncerígeno, dos más que el año pasado.

Su preocupación se transformó y decidió enviar al Ayuntamiento de Laudio, al Departamento de Educación del Gobierno de Gasteiz y al Departamento de Salud una exposición de lo que vio para que se actuará de forma urgente. Tambien contactó con CCOO y LAB, que realizó un comunicado. Sabe que a través de CCOO se ha puesto en conocimiento de Osalan de este riesgo en el colegio. Hay que tener en cuenta que en Laudio un trabajador municipal, Kepa Galdós, falleció por un mesotelioma derivado de haber inhalado fibras de amianto. Por lo tanto, el problema es más serio de lo que parece, aunque a algunos no les parezca.

“Mediante este escrito -según expuso el padre afectado- quisiera poner en conocimiento de la Administración a la que corresponde, la perplejidad, la indignacion y la preocupación de las madres y padres de la Asociación del Colegio Publico Lateorro Ikastetxea en Laudio, por el hecho de de haber constatado la presencia de numerosas tejavanas de Uralita o amianto, oficialmente reconocido como cancerígeno, en el conjunto de las instalaciones de dicho centro escolar. Tanto en el exterior: tramos techados hasta en las aulas de psicomotricidad, especialmente preocupantes al estar sometidos al deterioro por el paso del tiempo, las condiciones climáticas, además de de otros factores: golpes, roturas, etc, así como en el interior de todas las instalaciones, parece ser que todos, o la mayoría de los tejados tienen por debajo Uralita; todo está lleno de este material declarado oficialmente perjudicial para la salud por cancerígeno”.

“Peligroso cancerígeno”

En la misiva que envía añade que “supongo que no será necesario hacer una extensa exposición aquí de lo peligroso que es el amianto para la salud, tanto para nuestros hijos e hijas, así como de los trabajadores y trabajadoras del centro, e incluso la de las familias del alumnado, ya que está científicamente comprobado y jurídicamente reconocido que, por desgracia, son muchas las víctimas del amianto en nuestra sociedad”.

Añade que “por todo esto, resulta muy indignante que existiendo, ya desde el año 2002, legislación que prohíbe el uso de ese material en general, y específicamente en centros escolares, se haya seguido permitiendo por parte de todas las administraciones competentes, que este material cancerígeno permanezca instalado en el citado centro escolar durante tantos años, estamos en 2016, y que incluso en el transcurso de este tiempo se hayan emitido informes, supuestamente periciales, por parte de algún negligente arquitecto municipal hace alrededor de diez años, favoreciendo el hecho de que las citadas tejavanas de Uralita o amianto, visiblemente deterioradas, continúen poniendo en riesgo la salud de los niños, las niñas y sus familias, ai como la del personal laboral de Lateorro Ikastetxea, con el patético argumento de que si no se manipulan no hay ningún peligro, obviando sin ningún tipo de escrúpulo el hecho de que su uso ya estaba prohibido entonces por la legislación ya vigente en el momento de la emisión de dichos informes. Además dicho colegio público, paradójicamente, cuenta con la famosa Q de Calidad y tiene numerosos reconocimientos por su trabajo en el campo de la salud, lo cual es un verdadero despropósito”

Por todo ello, Óscar Benito, que pertenecía a la asociación de de Padres y Madres Jesuri, exige que “se cumpla la ley”, también que “se inhabilite para trabajar en la administración del negligente arquitecto responsable de los citados informes” y que “se depuren responsabilidades dentro de las administraciones competentes por haber permitido que este material tan peligroso permanezca tanto tiempo amenazando la salud tanto de los escolares, sus familias y el personal del centro escolar”.

amianto-laudio3

Reclama que se elabore “desde el Departamento de Salud del Gobierno Vasco un estudio sobre la posible incidencia sobre la salud durante todos estos años en los que la negligencia de técnicos y Administración han permitido que este veneno mortal siga instalado en el centro escolar”. Ante todo, reclama que “se retire la totalidad del material cancerígeno del conjunto de las instalaciones” del centro “cumpliendo todos los protocolos de seguridad vigente en la legislación”.

Una historia que se complica

Oscar Benito trató de conseguir del Ayuntamiento de Laudio una decisión para el desamiantado del Colegio Lateorro pero, en un principio, no consiguió nada, hasta que el 30 de setiembre se realizó una reunión en el centro porque el problema estaba subiendo de tono y se decidió realizar un nuevo estudio.

Antes, tanto desde la dirección del centro como desde el propio Ayuntamiento, se criticó al padre diciendo que estaba provocando alarma social. A medida que los profesores han conocido el problema y también algunos padres, se ha empezado a despertar esa conciencia sobre la seguridad y la salud. Porque el asunto es serio.

Pero ¿qué ha pasado? Hace diez años se retiraron las placas de amianto más visibles, pero no se retiró la totalidad. “Me decían -asegura Óscar Benito- que si no manipulas las placas no hay peligro. Me hablaban de riesgo cero. Pero he visto a los chavales jugando con el balón y pegando en esas zonas”. No existe el riesgo cero, quien diga eso, simplemente, miente.

Ahora el Ayuntamiento ha vuelto a encargar a Novotec un nuevo estudio. Pero en 2013 esta misma empresa Novotec, ya identificó según figura en un estudio sobre “la posible presencia de amianto en los edificios e instalaciones de propiedad municipal de 2013”, que en el colegio de Lateorro “se detectó la posible presencia de amianto en cubierta y debido a la fecha de construcción 1977 y 1981 es probable la presencia del mismo en la cubierta, así como en las bajantes interiores las cuales no pueden ser visualizadas a simple vista”.

En vista de ello, afirma como conclusión para este caso que “tal y como se justifica en los datos aportados anteriores se detectó la presencia de amianto en las cubiertas. Indicar que una empresa inscrita en el RERA había procedido a la cubrición de las cubiertas eliminando así el riesgo de emisión de fibras de amianto por el progresivo deterioro del material”.

La verdad es que este informe es impresentable. Solo describe lo que hay, pero no obliga a corregir el peligro. Después se ve el peligro, pero no se obliga a eliminar el amianto ni se lo encapsula, sino que se coloca por encima una cubrición para que las fibras no vuelen, pero caerán a algún sitio.

También es lamentable que ese informe de Novotec es de 2013, y resulta que tres años más tarde un padre (que no es técnico) descubre el mal estado de las tejavanas, sobre las que no se dice nada expresamente en el estudio.

Ahora el Ayuntamiento de Laudio ha vuelto a encargar a esa misma empresa un estudio más concienzudo. No hacía falta. Lo que tiene que hacer el Ayuntamiento, el Departamento de Educación y Osalan es eliminar el riesgo de forma definitiva. Y desde luego no actuar contra un padre que ha puesto en conocimiento el grave peligro al que están expuestos los niños y niñas, el profesorado y el personal municipal.

LAB: Registro de amianto

LAB volverá a solicitar el registro de amianto en los centros educativos de la CAV. Así se expresó nada más conocer lo que estaba pasando en Laudio. “No es un tema nuevo para nadie, se sospecha que el amianto está presente en nuestros centros de trabajo, en nuestros centros escolares, como ya se supo con el caso de las pizarras”.

LAB ya denunció el curso pasado y solicitó un registro de la presencia de amianto en los centros escolares, tanto públicos como concertados. “Mantuvimos varias reuniones con el Departamento de Educación de la CAV, incluso pusimos en marcha una denuncia ante Inspección de Trabajo. El Departamento llevó a cabo algunas actuaciones, como la retirada de 6 pizarras. Se comprometió a llevar adelante todas las acciones necesarias para subsanar este peligroso asunto”.

amianto-laudio2

LAB insistía en que “de nuevo, se nos informa de la presencia de este material en un centro escolar. Se habla incluso de un informe del año 2013, en el que ya se reconoce la presencia de amianto en el centro. Se informa de una cubierta que fue retirada en parte, ¿debemos entender que otra parte sigue en el centro?”, se preguntaba.

Desde LAB no podemos más que calificar el asunto de “muy grave, no entendemos la falta de coordinación que existe acerca de este tema entre las distintas instituciones. Cabe recordar que este material está prohibido desde el año 2012 y que en otras comunidades ya se trabaja con el fin de la completa retirada de amianto de los centros escolares”.

LAB solicitará de manera inmediata que “el Departamento de Educación lleve el registro de amianto, como ya hemos solicitado anteriormente, derivará un escrito al Departamento de Educación con esta petición y solicitará de inmediato un Comité Extraordinario de Salud para que se nos informe. No toleraremos que no se actúe en pro de la salud de la comunidad escolar”.

Un problema muy común.

La preocupación por presencia de amianto en colegios se ha disparado en estos últimos meses. Han aparecido casos en Catalunya, Madrid, Andalucía, Aragón y en la CAV, como es el caso de Laudio, pero seguro que hay más. La revista Interviú contabilizó “526 colegios tóxicos… y subiendo”.

Esta dura realidad tiene que ver con que no se han realizado los oportunos mapas de amianto para conocer dónde está el mineral cancerígeno.

En el Parlamento de Gasteiz se aprobó una iniciativa en 2002 en ese sentido, se repitió doce a los después pero no logró respuesta. incluso, la Asociación de víctimas del Amianto de Euskadi solicitó a los ayuntamientos por medio de mociones, pero solo vino se han comprometido de un total de 251.

Juanjo Basterra



Categorías:EUSKAL HERRIA, SALUD LABORAL, SINDIKATUAK

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: