Pepe Rei un periodista acosado por la Justiciaegin

Este verano se cumplirán 18años desde el cierre de los medios de comunicación EGIN y EGIN IRRATIA.

El juez Garzón, bajo las ordenes del ministro de Interior, Mayor Oreja, daban un golpe a la libertad de expresión en Euskal Herria aquel verano de 1998. Unos ejecutaron el cierre pero otros ya se habían encargado de allanarles el terreno años atrás.

A muchos nos vino a la memoria el “decreto contra el separatismo” de 1923, promulgado por la dictadura de Primo de Rivera. Por aquel entonces, los militantes jeltzales de “Aberri”, liderados por Eli Gallastegi, sufrían la represión de la dictadura, mientras que sus compañeros de la “Comunión Nacionalista” miraban para otro lado. Lo mismo que sucedió en 2003 con la ilegalización de la izquierda abertzale. Aquel decreto clausuró el periódico “Aberri”, organo de expresión del grupo de Gallastegi, mientras el semanario “Euzkadi” obtenía la complacencia de la dictadura para seguir publicando, una vez que cedieron a la petición de no publicar nada en euskara. Así pues, la historia volvía a repetirse.

El dia 22 de noviembre de 1993, ETA mataba al sargento de la Ertzaintza, Joseba Goikoetxea, atentado que desencadenaria el inicio de un camino emprendido por el PNV contra toda la izquierda independentista, y que a corto y largo plazo, daría sus frutos. Goikoetxea había sido denunciado desde las paginas del diario EGIN en diferentes informaciones realizadas por el equipo de investigación dirigido por Pepe Rei. La maquinaria mediática y policial del PNV, comandada por Atutxa, se puso en marcha y comenzó una dura campaña contra el diario abertzale que pronto tendría sus consecuencias. El ministro de Interior español, Jose Luis Corcuera y el lehendakari Ardanza, alzaban la voz al unísono para solicitar el cierre inmediato de EGIN, un sueño que verían hecho realidad cinco años después. En concreto el ex lehendakari afirmaba que la “desaparición de EGIN sería un favor para la higiene democrática” (24 noviembre 1993). El justiciero Atutxa, uno de los politicos mas queridos en el Estado en aquellos años, pedía “el ahogo económico y el boicot institucional” (25 noviembre 1993). La operación policial estaba servida y solo una semana después, efectivos de la policia del PNV irrumpían en la redacción de Hernani y la delegación de Bilbo, con una orden judicial dictada por el juez Bueren, y que tenía el sello personal de Atutxa.

Lo sucedido en el verano de 1998 con el cierre de EGIN, fue el epílogo de un guión auspiciado y amparado por el aparato politico-mediático del PNV desde años atrás. De poco valen las actitudes a posteriores de algunas plañideras jeltzales criticando el cierre y abogando por la libertad de expresión, cuando durante años habían colaborado gustosamente para que tropelías, como el cierre de medios de comunicación, se llevaran a cabo en un hipotetico Estado democrático.

Poco antes de que la Ertzaintza irrumpiera en la redacción de EGIN, como elefante en una cacharreria, el policia Atutxa, lanzaba deleznables acusaciones contra el diario y sus trabajadores: “lo que escriben ciertos profesionales de ese periódico perjudica directamente a los ciudadanos que leen sus articulos”, para posteriormente apostillar que “soy partidario del pluralismo y de la libertad de expresión, siempre y cuando se respete la barrera que separa lo lícito de lo ilícito o manipulado”. No se conformaba con tratar de publicitar un boicot contra EGIN, sino que iba más allá y se atrevía a anunciar las futuras actuaciones que, a su juicio, debían llevarse a cabo contra el diario, y citaba tres formas de actuación: “Primero, una actuación drástica, gubernativa. Segundo, una actuación judicial, nunca descartable. La tercera, y la que prefiero, es la respuesta de la propia sociedad, su renuncia y rechazo, a través de la no adquisición del diario y la no inserción de publicidad”. Por desgracia, las dos primeras se cumplieron a raja tabla cinco años después, gracias, entre otros, a lideres jeltzales como Atutxa, pero lo que no consiguieron fue el rechazo de la sociedad que tanto anhelaban, ya que tras el cierre de EGIN miles de personas inundaron las calles de Euskal Herria derrochando solidaridad con todos los trabajadores despedidos, y que un año despues, gracias a las aportaciones de numerosas personas posibilitaron la creación de un nuevo diario que vería la luz en enero de 199, con el nombre de GARA.

La vileza de Atutxa nunca tuvo limite y, tan solo una semana despues y con el cuerpo aun caliente del sargento Goikoetxea, arremetía como el mayor de los villanos contra EGIN: “Yo digo con tristeza pero con total convicción que aquel que estuviera insertando publicidad en ese medio, está adquiriendo una participación de la bala que Goikoetxea tenía alojada en su cuerpo” (1 diciembre 1993). Palabras que en cualquier democracia plena, podrían llegar a ser constitutivas de delito.

El 24 de agosto de 1994, el periodista Pepe Rei daría con sus huesos en la carcel tras ser acusado de “colaboración con banda armada”. El PNV veía como una de las personas que más habia trabajado e investigado el tan complicado entramado politico-policial e incluso empresarial del partido, era por fin apresado para regocijo de los politicos profesionales de Sabin Etxea. Un estoro menos, pensaron. Aunque solo unos meses después, el periodista gallego fue puesto en libertad provisional bajo fianza. Tras la detención del periodista, Atutxa declararía que, “los demócratas siempre nos alegramos de poner a disposición judicial a un presunto delincuente, en este caso a Jose Benigno Rei”, para después jactarse de que “la detención había demostrado que la actuación de la Policía vasca no se hace a humo de pajas”.

Ese mismo año, tanto el ministro Belloch, como el dócil parlamentario español, Iñaki Anasagasti, uno de los mayores exponentes del “abertzalismo virtual”, atacaban con especial dureza al diario EGIN. A su vez, el PNV advertía en un comunicado que “gentes vascas podrían actuar contra la izquierda abertzale” (24 noviembre 1994). ¿Amenazas? o ¿triste realidad?. El anuncio del PNV, por impactante que pareciera, no suponia ninguna novedad, ya que los miembros de la Ertzaintza llevaban tiempo actuando contra ciudadanos vascos en una espiral represiva que iba en aumento. Mientras tanto el Gobierno de Lakua, enfrascado en su particular cruzada contra el diario EGIN, recibía la noticia de parte del TSJPV, que le condenaba por sexta vez por descriminar al diario abertzale. Las ocho sentiencias acumuladas en contra del Gobierno vascongado por su continuo boicot institucional a EGIN (26 febrero 1995), no parecían tener la mayor repercusión en un Ejecutivo que semanas más tarde anunciaba que estaba dispuesto a “agotar todas las vias legales antes de insertar propaganda en EGIN” (4 abril 1995).

El atentado de ETA contra el ertzaina y militante del PNV, Ramón Doral (5 marzo 1996), sería una disculpa mas para que el partido jeltzale pusiera a engrasar toda su maquinaria con el objetivo de provocar el aislamiento de la izquierda abertzale. Los jovenes del PNV, enrolados en EGI, pronto pasaron a la acción, empapelando las paredes de los pueblos de Euskal Herria con insultantes y calumniadores pasquines contra, una vez mas, el diario EGIN y su equipo de investigación: “Pepe Rei apunta, ETA dispara”. El periodista gallego habia realizado investigaciones sobre la Ertzaintza y el nombre de Doral aparecía en algunas de ellas, por todo ello, el PNV veía de nuevo en Pepe Rei, la disculpa perfecta para continuar su cruzada difamadora contra el diario y sus trabajadores.

A los pocos dias de enterrar a uno de sus militantes, el PNV decidia dar un empuje a su particular proceso de construcción nacional, firmando en Madrid un pacto de legislatura con el nuevo gobierno del PP de Aznar.

La fijación del PNV con EGIN volvió a quedar de manifiesto con ocasión de la detención de dos de sus redactores, Fernando Alonso y Andoni Murga (18 agosto 1996). Los ataques contra el diario eran cada vez mas virulentos y personajes como Atutxa aprovechaban cualquier circunstancia para arremeter contra un medio de comunicación que dia tras dia resistía estoicamente las calumnias y difamaciones constantes. Tras los continuos ataques, curiosamente sería el portavoz del Gobierno español, Miguel Angel Rodriguez (quien lo diría) quien afirmara: “EGIN no se debe cerrar. (…) las palabras no matan, sino las pistolas encontradas en los domicilios de los dos redactores detenidos” (20 agosto 1996). Pero Atutxa y sus correlegionarios estaban en un nivel superior de acoso y derribo contra el periodico, como así lo reflejan las declaraciones que el ínclito consejero de Interior realizó tras la detención de los dos periodistas, y que pueden servir de explicación a lo sucedido en el verano de 1998. Estas fueron las denigrantes perlas contra EGIN:

“EGIN es como una pequeña bomba de amonal (…). Todas las mañanas explota una pequeña bomba, de unos cincuenta gramos de amonal que es EGIN (…). EGIN es además un caldo de cultivo para que surjan elementos que acaban delinquiendo en lo más horrendo y atroz, que es el terrorismo” (22 agosto 1996).

El 15 de agosto Garzon clausuraba EGIN y EGIN IRRATIA. El PNV emitia un comunicado donde señalaba que el auto del juez “parecia cumplir los requisitos legales y contar con las suficientes garantias de que no sea una acción arbitraria”. Como pitonisos no tienen precio. Ni en aquellos duros momentos el infame Atutxa cesó en sus ataques, declarando que “la empresa editora va a tener unas garantias juridicas de las que no disponen las victimas de ETA”, para añadir que “EGIN ha tenido mucho que ver en la existencia de gente que se ríe de la muerte de otros”.

Este relato trata de demostrar la colaboración directa y necesaria del PNV en la clausura del diario EGIN. Sin ellos nunca hubiera sido posible.

Años más tarde se demostraría que el cierre fue una tropelía pero hasta hace pocos meses, su director, Jabier Salutregi continuaba en prisión. A él le robé el término de “abertzalismo virtual” y desde aquí le brindo mi mas sincero homenaje.

IGOR MELTXOR (Escritor y Analista politico) extracto del libro “Historia del abertzalismo virtual” (2011)

bilbo

Nos hacemos eco de este interesante artículo publicado en borrokagaraia

Artículo de colaboración para Borroka Garaia da!. Autor: Alvaro Hilario

https://borrokagaraia.wordpress.com/2016/03/28/estan-convirtiendo-bilbao-en-un-lugar-vulgar-triste-y-sin-futuro/

El autodenominado efecto Guggenheim -el Ferrari al que hay que echar gasolina, que dijo José Luis Bilbao-, su tirón para reciclar Bilbao en ciudad de servicios apoyada en la precariedad del empleo y los bajos salarios en hostelería y comercio, lleva camino tanto de hundir la ciudad en la mediocridad y vulgaridad globalizadas como de privar a la misma de futuro.

Sábado, 26 de marzo, por la mañana, Iñaki Astigarraga, conductor del programa “La flor de la canela”, en Radio Popular de Bilbao, pide la opinión de Arturo Trueba, colaborador habitual suyo y director de “La Ría del ocio”, sobre la oferta cultural y de esparcimiento de Bilbao y Bizkaia para Semana santa. Trueba, otrora militante de LKI, de vacaciones en una estación de ski, aprovecha la ocasión para reclamar la apertura de tiendas y bares en festivos, demanda a la que Astigarraga, otro portavoz del Bilbao chirene y de siempre, se une de inmediato. Ninguno de los dos tiene tienda, manifiestan complacidos con su ocurrencia.

“El Correo español” dedica también, en su edición del día anterior, buen espacio a mostrar la imperiosa necesidad que Bilbao, sus habitantes y turistas tienen de comercio abierto en días feriados. No falta una entrevista con el alcalde, Juan María Aburto (PNV) quien preguntado por la apertura de comercios en períodos como Semana Santa, indica que «no es que sea un empeño», a la vez que señala cómo Bilbao tiene que ser «una ciudad cada vez más atractiva y que el turismo sea una fuente de ingresos». «No es un tema para polemizar sino para, poco a poco, ir avanzando», añade.

Es sábado de gloria, un día laboral calzado entre festivos. Bajo a la calle y, desde el barrio, voy andando hasta las Siete Calles, atravesando Deusto, Indautxu, el Ensanche y la Gran Vía. Solo los comercios ligados a multinacionales y franquicias, con lemas en inglés adornando sus escaparates, permanecen abiertos, a pesar de lo cual pocas personas y menos turistas entran en ellos. En los barrios periféricos, desiertos, solo algún ultramarino o panadería de guardia atienden al público.

En torno a esta cuestión de acabar con el derecho al descanso semanal de la plebe asalariada -la libertad de horarios comerciales, según el léxico de nuestros gobernantes, lobbys y sus cajas de resonancia- «no tendría que haber polémica, sino mucho diálogo», opina el alcalde Aburto. Y aunque no sea un «empeño» del Ayuntamiento, lo parece: consumidores, mano de obra, sindicatos y patronal están en contra de la libertad de horarios y de la apertura en festivos. Txomin Telletxea, presidente de Ezkerraldenda (asociación que reúne a 1.500 comercios de Margen izquierda y Zona minera) y miembro del comité ejecutivo de CECOBI (patronal del comercio de Bizkaia), me señalaba el año pasado (1) que «para poder competir (con las grandes superficies y franquicias) en horarios, con uno y dos empleados de media, deberíamos comer y vivir en la tienda. Por otro lado, ya se vio qué sucedió en Madrid en tiempos de Esperanza Aguirre: la liberalización de horarios ni creó empleo ni sirvió para incrementar las rentas».

Negando la terca realidad, apoyándose en el dato de que más del 80% de las plazas hoteleras de Bilbao están ocupadas en Semana santa (obvia el dato de que la media de pernoctaciones es de dos noches), Aburto señala a “El Correo español” que «La cuestión más importante es la que tiene que ver con la generación de actividad económica. En Bilbao tenemos una tasa de paro en torno al 17-18%, que está por encima de la media de la Comunidad Autónoma. Generar actividad económica para crear empleo es una de las obsesiones del equipo de Gobierno y, por eso, intentamos generar posiciones para que Bilbao pueda ser un lugar de atracción para empresas que se quieran establecer y para que las que estén no se vayan».

Vistas las posturas, parece ser que el Ayuntamiento de Bilbao y el PNV persisten en una política de empleo, de redistribución de rentas, basada en la hostelería y el comercio, el sector servicios que, en 2012, según datos de Eustat, ocupaba al 87,60% de la masa asalariada de Bilbao (77,70% de la comarca). Recordemos que el sector servicios, hoy en día, se apoya en la precariedad y en los sueldos míseros (más aún en el caso de la juventud). Nos acercamos, en cierto modo, a la realidad de la Euskal Herria continental, turística y balneario, esa realidad que tan distante se veía desde el lado peninsular hace 25 años.

Ciudad adocenada

Parece, por lo tanto, que el Ayuntamiento se pone de parte de las grandes superficies comerciales, de las multinacionales, de las franquicias, de ese conglomerado empresarial que valiéndose de las sucesivas reformas laborales y el elevado precio de los alquileres ha arrinconado y desplazado al comercio propio, a los productos propios y de proximidad, haciendo de Bilbao una ciudad cada vez más parecida a cualquier otra de la Península o Centroeuropa. ¿Querrán los turistas seguir visitando Bilbao para comer en establecimientos de comida basura y hacer compras en las mismas franquicias que tienen en sus ciudades de origen?

Mientras tanto, los barrios periféricos se pueblan de persianas cerradas ante la imposibilidad que tienen el comercio tradicional y los artesanos de competir con los precios de las multinacionales, mecanismo del que es parte fundamental una población con fuertes tasas de desempleo (Bilbao, 18%; Comarca, 18,8%; Margen Izquierda y Zona Minera, 19,3%) y salarios bajos, elementos que le empuja a las opciones de consumo barato que ofrecen, obvio, esas multinacionales, adalides de la precariedad y del abuso laboral. Malvada pescadilla que va tras su cola.

Las peculiaridades de la oferta comercial o gastronómica de Bilbao, esa singularidad que persigue el que viaja, quedan sepultadas y nuestro futuro queda en manos de las deslocalizaciones y los mercados, que es como se autodenominan los especuladores de todo tipo. Son abortados modelos de economía local, de proximidad, primera trinchera, por ejemplo, contra el cambio climático, por la defensa de unas relaciones humanas que trasciendan el modelo capitalista. No hablaremos de desarrollo y pleno empleo, quimeras y mentiras del sistema, pero sí de futuro y, por qué no, felicidad

Nuestra cultura y nuestro idioma son, sin lugar a dudas, lo más conocido de Bilbao, de Euskal Herria, más allá de nuestros límites. Lo mismo que gran parte del turismo vasco, por ejemplo, persigue el rastro del gaélico, occitano, corso o frisón en nombres de calle, metro o bares es lógico pensar que muchos de nuestras visitas busquen lo mismo. Este legítimo reclamo, sin embargo, es también despreciado por Ayuntamiento de Bilbao y Diputación de Bizkaia quienes en busca de no se sabe qué tipo de cosmopolitismo mal entendido bautizan en inglés tanto eventos como infraestructuras: Bilbao Exhibition Center, Urdaibai Bird Center, Shopping eguna, Gangas market, Basque Fest… Lo de fest tiene gracia, si no, que les pregunten a los Pogues.

La realidad, empero, es terca, insistimos. La procedencia del turismo que llega a Bizkaia (similar al de toda la CAV) es, según datos de Eustat, la siguiente: 52% de procedentes de comunidades españolas, un 18% del País Vasco y un 30% de extranjeros; de este último 30%, un 23% son ciudadanía francesa; 10.5%, de Alemania; 7.4%, Iberoamérica; 7,1%, italianos; y anglosajones (Gran Bretaña, Canadá, EEUU), 17%.
Como cantaban Los Nikis, «Canto en inglés, no entiendo lo que canto porque está en inglés».

La minoría hegemónica al mando

Nuestro bienestar material, cultural y social, nuestro pasado, nuestra singularidad, nuestros modelos de relaciones humanas y económicas desaparecen a instancias de la globalización con la aquiescencia de una burguesía no nacionalista sino paleta, más bien; burguesía que identifica progreso con hacer dejación de lo nuestro, con dejarnos laminar por las corporaciones.

Se lamenta del lamento turistil ante una ciudad sin vida nocturna esa minoría hegemónica que, tan graciosamente, tan chirene, se la cargó a base de persecución policial, euro, desempleo, ordenanzas y multas. Esa minoría hegemónica y paleta propietaria del discurso y del reflejo de la Historia. Sembradores de individualismo e insolidaridad.

En este sentido, en lo matemático de la minoría hegemónica, para terminar, rescato unos números que Enrique Hoz da en la web de la CNT vasca (2) : «Voy a los números para desmontar la patraña de la mayoría absoluta de Azkuna. En las Elecciones Municipales de 2011, en Bilbao se contabilizaron 169.960 votos -el 61,14% del Censo Electoral (CE)- y la abstención fue de 108.039, el 38,86% del CE. PNV obtuvo 74.302 votos y se le asignaron 15 concejales sobre 29. PP, 29.046 votos, 6/29. BILDU, 23.933 votos, 4/29. PSE-EE, 22.680 votos, 4/29. (…) Gana la abstención y en segundo lugar se encuentra el PNV con Azkuna a la cabeza, obteniendo 74.302 votos, que supone el 26,72% del CE. A partir de aquí se produce la magia de la farsa electoral que transforma mediante la Ley D’Hont un 26,72% de votos en las urnas, en un 51,72% de representatividad en el ayuntamiento, 15 concejales sobre un total de 29. Azkuna/PNV consiguió una mayoría absoluta con un poco más de la cuarta parte de los votos del CE. A la vista de estos números, no hay lugar a dudas: resulta bastante complicado sostener que la mayoría de bilbaínos ha querido que Azkuna sea su alcalde. Sin embargo, se insiste en sostener tal falsedad y hay que tener la cara muy dura para seguir defendiéndolo. Pero es lo que tiene el Poder, que hace ver mayorías donde no las hay y aceptarlas a los que participan en ese circo».

Así, que, aún sin haber empeño, el Ayuntamiento y ciertos medios de comunicación construyen sin descanso otra realidad, una realidad más amable con algunos intereses económicos que, obvio, no son los de la mayoría.

1. Cuadernillo Ezkerraldea-Meatzaldea, página 7; repartido con el diario GARA el 27 de noviembre de 2015.
2. http://www.cnt-sindikatua.org/index.php/es/todas-las-opiniones/752-consideraciones-en-relacion-a-inaki-azkuna.html

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: